Termoeléctrica Costanera: la breve y rentable escala de los hermanos Piñera en Argentina

Mucho antes de que pensara en entregarle la embajada en Buenos Aires, Sebastián Piñera ya había sido representado por su hermano Pablo en Argentina. En 2004 el ahora mandatario adquirió acciones de la principal termoeléctrica de ese país, accediendo a un sillón en su directorio, el que fue ocupado por Pablo Piñera. CIPER entrega detalles y documentos oficiales de esa operación que le generó a Sebastián Piñera US$1,2 millón en tres años. Sus intereses en ese negocio también fueron resguardados por su amigo José Cox y su ex administrador electoral, Santiago Valdés, hoy formalizado en el Caso SQM.

Por Alberto Arellano y Fernando Vega

“Yo quiero decirles a mis compatriotas que aquí no ha habido ningún acto de nepotismo. Yo no he nombrado a Pablo Piñera embajador por ser mi hermano. Lo he nombrado porque estoy convencido que reúne todos los requisitos para el cargo”.

Con esa frase el Presidente Sebastián Piñera salió al paso de las múltiples críticas –incluyendo las del ex presidenciable José Antonio Kast– que levantó el reciente anuncio del nombramiento de su hermano mayor como embajador de Chile en Argentina. El martes 24 de abril y acusando el golpe, el gobierno puso en el congelador la designación de Pablo Piñera, a la espera de que la Contraloría se pronuncie sobre la legalidad de ese eventual nombramiento, tras una solicitud hecha al órgano fiscalizador por los diputados Leonardo Soto (PS) y Daniel Núñez (PC).

“Lo hice pensando en una sola cosa: en tener al mejor embajador posible para fortalecer las relaciones (…). Era importante que tuviera una sólida formación académica y profesional y conocimiento de Argentina”, agregó el mandatario como parte de la batería antimisiles que desplegó para justificar su cuestionada decisión.

Si no fuera su hermano, Pablo Piñera –ex subsecretario de Hacienda, ex consejero del Banco Central y ex gerente general de Banco Estado, entre otros cargos que ha desempeñado– cumpliría con creces con los requisitos definidos por el Presidente Sebastián Piñera. A sus pergaminos académicos y profesionales se suma su conocimiento de primera fuente de la industria energética de Argentina, el tercer mayor consumidor de electricidad de América Latina, después de Brasil y México.

De concretarse el nombramiento, no será la primera vez que Pablo Piñera ocupe un cargo de alta responsabilidad en ese país. Ya lo hizo entre 2004 y 2005, aunque no en el ámbito público. Lo hizo representando a su hermano Sebastián en un negocio energético que, en menos de tres años, le reportó una utilidad de US$1,2 millón al ahora mandatario.

El 11 de marzo de 2004, Sebastián Piñera renunció a la presidencia de RN en medio de una fuerte disputa entre los partidos de la entonces Alianza por Chile. Las turbulencias políticas de esos días no afectaron su buen olfato para los negocios. Apenas 12 después, el 23 de marzo, ingresó a la propiedad de la termoeléctrica más grande de Argentina: Central Costanera, controlada entonces por Endesa Chile, propietaria de poco más del 64% de sus acciones.

Sebastián Piñera concretó la compra de acciones a través de su sociedad constituida en el paraíso fiscal de Islas Vírgenes Británicas: Bancard International Investment Inc., creada en septiembre de 1997.

Con la compra del paquete accionario, Piñera obtuvo un asiento en el directorio de la compañía productora de energía a carbón a gran escala. En representación de Bancard International Investment ocupó esa silla su hermano Pablo, en calidad de director titular, quedando Sebastián como director suplente. Así lo informó inicialmente CIPER en noviembre de 2016 (vea ese reportaje). En esta nueva entrega se revela el paso a paso de esa operación y los documentos oficiales que dan cuenta del rol de los hermanos Piñera en ese negocio.

La operación se realizó luego de que Endesa Chile, accionista mayoritario de Central Costanera, renunciara a su opción preferente (“first refusal”) de adquirir el paquete accionario en la termoeléctrica ofertado por las sociedades Latin America Holding ILatin America Holding II y Southern Cone Power, esta última registrada en el paraíso fiscal de Bermudas.

Piñera, quien compró cerca de 10 millones de acciones (clases “A” y “B”) en la termoeléctrica, no desembarcó solo. En la compra del paquete de acciones con las que Bancard pasó a controlar la sociedad Southern Cone Power Argentina –accionista de Central Costanera– también participaron las sociedades Moneda International Inc., ligada a la administradora de fondos de inversión Moneda, e Inversiones Mar Adentro Limitada, del empresario Alberto Hurtado Fuenzalida (uno de los principales accionistas de Embotelladora Andina).

DE ISLAS VÍRGENES A EZEIZA

El comienzo de la recuperación económica de Argentina después de la grave crisis del “corralito” en 2001, fue el escenario que escogieron Sebastián Piñera y sus socios para invertir en 2004 en Central Costanera, la mayor productora de energía de ese país. A pesar del difícil escenario que enfrentaba Argentina, la termoeléctrica aprovechó las restricciones en el suministro de gas natural que afectaban al país y comenzó a verse beneficiada por una creciente demanda de energía eléctrica que impulsó sus ventas en un 80%, hasta US$ 104 millones al cierre del primer semestre de ese año.

Reportaje completo de www.ciperchile.cl en : http://ciperchile.cl/2018/04/25/termoelectrica-costanera-la-breve-y-rentable-escala-de-los-hermanos-pinera-en-argentina/

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *