Muere madre de 4 desaparecidas en la dictadura

BUENOS AIRES (AP) — Elsa Sánchez de Oesterheld, la dirigente humanitaria que acaso sufrió con más ensañamiento la última dictadura argentina al perder a su esposo, sus cuatro hijas y dos de sus nietos a manos de los militares, falleció en Buenos Aires a los 90 años.

El deceso fue informado el domingo por la noche por la organización Abuelas de Plaza de Mayo, de la cual Sánchez de Oesterheld formó parte y que está abocada a la búsqueda de los hijos de desaparecidos robados por los militares o familias afines al régimen (1976-1983).

La dirigente humanitaria será enterrada el lunes en el cementerio de Chacarita de la capital argentina.

El esposo de Sánchez, el dibujante y escritor de historietas Héctor Oesterheld y las cuatro hijas de ambos, Estela, Diana, Marina y Beatriz, fueron secuestrados y asesinados por los militares por su militancia en la organización guerrillera Montoneros.

Se presume que dos nietos de la dirigente humanitaria nacieron en centros clandestinos de detención donde sus madres, embarazadas en el momento de ser detenidas, dieron a luz y luego fueron asesinadas.

“Se fue en paz. La encontramos dormida y nos dejó la tranquilidad de que debía irse porque había dado todo lo que tenía. Es la mujer que me crio tras la desaparición de mis padres”, señaló a la agencia oficial de noticias Télam Martín Mortola Oesterheld, hijo de Estela, una de las hijas de Sánchez de Oesterheld.

“Elsa supo transformar todo ese sufrimiento en amor para -junto a sus compañeras- buscar a los nietos apropiados en dictadura”, dijeron las Abuelas de Plaza de Mayo en un comunicado.

La Secretaría de Derechos Humanos destacó que la viuda de Oesterheld “siempre con una sonrisa luminosa fue una militante comprometida por la memoria, la verdad, la justicia y el derecho a la identidad de todas y todos los nietos que aún no recuperaron su verdadera historia”.

La mujer perdió primero a su hija Beatriz, de 19 años, en junio de 1976. En julio de ese mismo año la policía secuestró a Diana, de 23 años y embarazada de seis meses. Su pareja, Raúl Araldi, fue asesinada. Fernando, el hijo de ambos que entonces tenía tres años, fue acogido por la familia paterna pero el bebé que la joven habría dado a luz en un centro de detención fue buscado infructuosamente.

En 2010 un ex comandante del ejército y tres ex policías fueron condenados a distintas penas de cárcel por la desaparición de la pareja y otros militantes, sentencia que según dijo entonces Sánchez de Oesterheld a The Associated Press le daba “fuerzas renovadas” para reanudar la búsqueda del nieto que nació en una situación tan adversa.

En abril de 1977 el marido de Sánchez de Oesterheld fue secuestrado. Se estima que el dibujante fue retenido un año en distintos centros clandestinos de detención antes de ser asesinado.

A fines de 1977 Estela murió en una emboscada cerca de su vivienda; la madre se enteró del hecho porque los militares le llevaron a Martín, el hijo de tres años de su hija y de su yerno Raúl Mortola, también asesinado.

Sánchez de Oesterheld señaló más de una vez a la prensa que el pequeño Martín fue su salvavidas en medio de tanto sufrimiento.

Por la misma época fue secuestrada Marina, de 18 años y embarazada de 8 meses, junto a su pareja. Se cree que la joven dio a luz en un centro militar y luego fue asesinada.

En la dictadura desaparecieron unas 13.000 personas, según cifras oficiales. Unos 500 niños, según Abuelas de Plaza de Mayo, fueron sustraídos a sus padres. Hasta ahora 114 han sido recuperados.

Fuente: http://hosted.ap.org/

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *