La carrera de medicina debe tener mejor regulación.

El letal error de una estudiante de Enfermería en el Hospital de Melipilla remeció en 2014 a la opinión pública. CIPER recorrió hospitales, universidades e institutos que imparten carreras de la Salud: alumnos frente a un paciente crítico sin saber reanimarlo, salas de simulación precarias y médicos atónitos por la ignorancia de internos son parte del menú. Agrava el problema la nula regulación de carreras que se multiplican por la alta demanda de matrícula. El Minsal busca cómo dejar fuera de los hospitales a quienes no cumplan requisitos mínimos y terminar con el negocio de los campos clínicos.

Cuando le faltaba una semana para terminar su internado en el servicio de urgencias del Hospital de Buin, Paula Valenzuela quedó paralizada. A minutos de terminar su turno llegó un paciente con un paro cardiorrespiratorio y no supo cómo realizar una reanimación cardiopulmonar (RCP), una técnica básica de primeros auxilios que sólo le enseñaron en un par de horas de clases casi sin ejercicios prácticos. Los paramédicos que la acompañaban comprendieron que no tenía idea de lo que debía hacer para salvar al hombre que se moría frente a ella y la ayudaron: la dirigieron y logró reanimar al paciente. Paula supo esa noche que la formación que estaba recibiendo como Técnico en Enfermería de Nivel Superior (TENS) en el Instituto Profesional de Chile tenía vacíos graves.

Este año las carreras de Enfermería y TENS fueron las más demandadas por los postulantes a la educación superior. Alcanzaron la cúspide de las aspiraciones juveniles impulsadas por el ingreso económico mensual promedio de los recientemente titulados (más de un millón de pesos para los enfermeros y $450 mil para los TENS) y por su alto porcentaje de ocupación laboral (98% en Enfermería y 67% para los TENS).

A diez horas de que se publicaran los resultados de las postulaciones, el domingo 10 de enero, Medicina y Enfermería ya estaban saturadas en las universidades tradicionales que imparten esas carreras. A mediados de enero ya no había vacantes en esas instituciones. Sólo quedaban algunos cupos en los institutos y centros de formación técnica (CFT) que ofrecen la carrera TENS, también altamente demandada.

Según un artículo de La Tercera, sólo en las universidades del Consejo de Rectores, los postulantes a Enfermería sumaron 9.143 para llenar 648 vacantes. Algo similar ocurrió con Medicina, donde el número de aspirantes superó 17 veces los cupos ofrecidos. Según los datos de la Comisión Ingresa, en 2015 había 38.205 estudiantes de Medicina, Enfermería y TENS que financiaron sus estudios con el Crédito con Aval del Estado (CAE) en la Región Metropolitana. El monto total de los recursos suma más de $61 mil millones en préstamos que estos jóvenes pagarán hasta por 20 años a los bancos que participan del sistema.

Las carreras de la salud -especialmente Medicina, Enfermería y TENS- se han convertido en una poderosa fuente de ingresos para las instituciones de educación superior. Los aranceles anuales que pagarán los estudiantes este año lo reflejan: en Medicina, van desde $4,4 millones (U. de Santiago) hasta $7,3 millones (U. del Desarrollo); en Enfermería, los pagos parten en $2,5 millones (Ucinf) y se elevan hasta $4,7 millones (U. del Desarrollo); en TENS, van desde $919 mil (ICEL) hasta $1,7 millón (AIEP) (vea las instituciones de la Región Metropolitana que imparten estas carreras, los aranceles que cobran, el número de alumnos que reciben y si están acreditadas).

El masivo auge de estas carreras ha hecho que se multipliquen las instituciones que las imparten. El problema: muchas lo hacen con serias falencias en sus contenidos e infraestructura, lo que solo queda al descubierto cuando los alumnos hacen su práctica y fallan en la atención de pacientes. Incluso, como las universidades e institutos firman convenios que reportan beneficios a los hospitales y consultorios que reciben a sus alumnos, esta relación resulta propicia para que se soslaye la falta de preparación de los estudiantes.

Nota completa en www.ciperchile.cl

http://ciperchile.cl/2016/02/18/carreras-de-la-salud-los-nocivos-efectos-de-un-negocio-sin-control/

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *