FIN AL PACTO DE SILENCIO

El fin al “pacto de silencio” que por casi 30 años mantuvieron los integrantes del grupo de exterminio que quemaron vivos a Rodrigo Rojas de Negri y Carmen Gloria Quintana aquel nefasto día 2 de Julio del año 1986 abre una ventana de esperanza para los miles de familiares de las víctimas de los crímenes que aún mantienen impunidad.

La confesión del aquel entonces conscripto Fernando Guzmán, puso fin al menos en el caso de Rojas de Negri, a esta práctica de silencio mafioso, silencio que sigue enlodando a las Fuerzas Armadas de Chile, por cuanto sus actuales mandos no han sido capaces de romperla.

En distintos momentos, las instituciones democráticas han ofrecido a las jefaturas de las Fuerzas Armadas, la oportunidad de decir la verdad y de aliviar el dolor que aún sostienen quienes sufrieron crímenes atroces por parte de los escuadrones de exterminio de la dictadura de Pinochet, más ninguna de estas oportunidades ha sido honrada por ellos, por el contrario prefieren de manera contumaz, mantener los “códigos de silencio” bajo el cual los criminales han garantizado su impunidad.

Hoy, la confesión del ex militar Fernando Guzmán, viene a establecer algunas verdades muy importantes, de allí su altísimo valor; una, es que existe el pacto de silencio mantenido a fuerza de amenazas criminales; dos, las Fuerzas Armadas saben la verdad y la siguen ocultando, especialmente en los casos de los detenidos desaparecidos, manteniendo con ello las heridas de sus familiares intactas; y tercero, es que aún existe esperanza para llegar a la verdad y la justicia en tanto se rompa este pacto criminal que sigue protegiendo a los asesinos.

Este es un gran momento para los Derechos Humanos, es para cientos una luz al final del túnel.

Juan de Dios Parra

Abogado de Derechos Humanos

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *